Dertycia: Sigue la actualidad del antimadridismo en nuestro grupo de Facebook"

domingo, 19 de febrero de 2012

Erratas que delatan

El Real Madrid no está exento de polémica ni siquiera cuando se trata de ganarle al Racing, un tradicional filial del equipo blanco. Se ha vuelto a repetir la historia del Levante en la jornada anterior, cuando Vicente Iborra fue expulsado por mano involuntaria (detalle que nadie puede discutir). A la hora de favorecer al Madrid no existe ese matiz de la voluntariedad que alegan en otras ocasiones, y los colegiados se muestran tajantes y rigusosos hasta el extremo en la aplicación de las normas. Cada jornada hay penaltis o expulsiones, sentencias que indudablemente condicionan el rumbo de un encuentro. Ya hubieran querido ellos disponer de evidencias asi cuando trataban de vendernos un Villarato que no disfrutó jamás de una mínima fundamentación real.
En la ocasión que nos ocupa, González González expulsó a Cisma en el minuto 39. El equipo blanco iba ganando de uno, Cisma había visto ya una amarilla por mano, y el colegiado no dudó en sacarle la segunda cuando involuntariamente toca un balón que Cristiano había centrado, sin cortar su trayectoria.
El segundo gol lo anotó Benzemá en fuera de juego. En esta captura del diario Marca podeis ver como Andujar Oliver comete un lapsus, y donde quiere admitir que el gol era ilegal acaba pidiendo lo contrario.

1 comentario:

Ernesto dijo...

Es desolador, tiro la toalla.
Voto por jugar en la liga francesa, o la italiana, o yo qué se.
Me han quitado las ganas de seguir la liga, esto es una puta mafia, nunca vi algo tan descarado y tan continuado en el tiempo. Calidad y cantidad, sí señor. Esto son errores, y lo demás gilipolleces.
Y les da lo mismo que haya TV o no, el descrédito de la profesión arbitral ya es total y generalizado, se salva algún árbitro? Porque estamos viendo que son todos los árbitros los que se "equivocan" siempre en la misma dirección, y eso ya no es, ni puede ser, casual.
Que se queden con su puta liga tercermundista y gangsteril, y que lo vea todo el mundo, para su propio oprobio, de árbitros, federación, y mandriles.
P.D.
Cómo sería cuando no había TV, dios mío.