Dertycia: Sigue la actualidad del antimadridismo en nuestro grupo de Facebook"

miércoles, 29 de septiembre de 2010

La cagada Pedrerol

En un programa emitido en un canal de ultraderechas, el susodicho presentador emitió una vez más un dictamen prematuro y sin consistencia.
Resulta que la plana madridista casi al completo abrió los brazos a los palos que Mourinho propinó mediaticamente a uno de sus jugadores (Pedro León). Como sabeis, los poderes fácticos blancos son capaces de convertir lo blanco en negro y lo negro en blanco...y condenar a entrenadores que logran cifras de record o ensalzar a otros que se comportan como el peor de los tiranos. Ahora toca apoyar al nuevo proyecto blanco, aunque eso implique pasar por alto insultos de un entrenador a los jugadores rivales, al entrenador rival o a los asistentes. Ya sabemos que en el Madrid lo importante es "que se gane", y mientras exista esa esperanza de fondo, el "como" es lo de menos. Lo que ocurre es que las extravagancias de Mourinho llegan a un límite tal (denostar a un jugador propio) que para defenderlo se llegan a dibujar piruetas surrealistas en el transcurso de los debates televisivos.
En esta ocasión, de la que he venido a escribiros, los contertulios defendían que "Mourinho lo hace por el bien de Pedro León"...es decir, para que reaccione, y porque lo considera un jugador de talla. Yo creo que en sus palabras el portugués deja bien claro lo que "considera" a Pedro León, y lo definió con calificativos que no eran necesarios si realmente hubiera querido motivarlo o picarlo.
El caso es que Pedrerol, otro más de los Mouriñistas, llegó a decir en un momento dado: "Pues yo no he visto a ningún jugador de ningún lado salir a defender a Pedro León..." en respuesta a uno de sus invitados, que defendió que los compañeros de vestuario y fuera del vestuario apoyarian o llamarian por telefono a Pedro.
Acto seguido, en su propio programa (que no debe controlar demasiado bien) emitieron el video (aunque incompleto) que os pongo a continuación, y se tuvo que callar la boca y comerse sus palabras. Habla Mané, del Getafe...